¿Cómo podés contribuir a cuidar el medio ambiente estando en Santa Cruz?

Hablar sobre ecología y medio ambiente, sobre cómo nuestro planeta se deteriora con la acción humana y demás, se hizo tema rutinario. Es posible, sin embargo, que tanto hablar de ello cause que cada vez escuchemos menos, por estar demasiado acostumbrados a ello. Es decir, puede traducirse en el típico efecto de mucho hablar, mucho discurso, pero poca acción efectiva al respecto, debido a que suena a un problema demasiado grande y fuera de nuestro control como uno o una de los billones de ciudadanos del mundo.

Pero ponete a pensar: si las acciones de cada una de esas billones de personas que habitan la tierra se dirigieran a conseguir un cambio, el cambio se daría. Porque al final del día, es la suma de acciones lo que mueve al mundo y esto puede ser visto desde cualquier área de la vida, desde la economía hasta la ingeniería, pensá en la ley de oferta y demanda: mientras más lo piden/necesitan más probable es que se haga algo para satisfacer esa necesidad. Es tan simple como el siguiente ejemplo: si en una pulpería de barrio una persona quiere comprar pan pero en esa pulpería no venden pan normalmente (esa persona tendría que buscar otro lugar para conseguir pan, listo). Si otros diez o veinte vecinos comienzan a preguntar por pan en la misma pulpería, es muy posible que el dueño o la dueña de la tienda transforme esa demanda en una oportunidad de negocio; entonces un buen día decide que venderá pan porque hay muchas personas que lo comprarían.

Las acciones que no son de consumo de productos como el ejemplo, pueden replicarse en los círculos más próximos de las personas que las realizan, es cuestión de comunicación explícita (decir que una acción conseguirá tal cosa) o implícita (llevar a cabo la acción y que otros vean la consecuencia positiva y quieran repetir el proceso). Así se suman acciones individuales y se vuelve algo colectivo. Eso explica lo que se pone de moda, para empezar, y eso explica (soñemos un poco) que los gobernantes decidan algo: en función de la demanda de los habitantes de una región.

TL; DR: Tu acción, como individuo, sí importa, porque puede ser imitada, y cuando sean miles los que repliquen esa acción (ojalá que positiva) se sentirá globalmente y podrá ser replicada por miles más y así sucesivamente.

basura2

Ahora sí: ¿querés tomar acción en el cuidado del medio ambiente pero nada de lo que ves en otros países o en la tele parece suceder en Santa Cruz? Seguí leyendo:

En Santa Cruz muchos todavía no tenemos la costumbre o la motivación para separar la basura; probablemente hemos escuchado sobre ello y hasta hemos visto los diferentes basureros de colores que hay en la misma universidad o en muchos otros puntos de la ciudad. Es más simple de lo que suena, solo porque lo vemos muy “lejano” a nosotros: “que otros lo hagan” no es la mejor filosofía de vida. Separar los desechos orgánicos, inorgánicos y reciclables (teniendo conciencia también de los peligrosos como las pilas, que tienen otra manera de desecharlos) entre sí, es una de las muchas acciones individuales que, en suma, pueden cambiar el mundo, por más cliché que suene.

Separo la basura, pero ¿qué sigue después?

En nuestra ciudad debemos tomar en cuenta que el ahora mercado de reciclaje le da sustento a, aproximadamente, 10.000 personas entre recolectores ocasionales y recolectores a tiempo completo; ellos y ellas circulan por varias zonas de la ciudad en carritos recogiendo todo material reciclable. Es nuestro deber como ciudadano responsable, dejar estos residuos debidamente separados e identificados, así estas personas no se verán obligadas a tener que inspeccionar nuestra basura.

emacruz

Fuente: Emacruz

Okey, ¿cómo hago la separación?

La basura que producimos se divide en 3 grandes grupos: Orgánica, Inorgánica y Tóxica o Peligrosa.

Desechos Orgánicos: Esta basura comprende en general todo los residuos de comestibles (cáscaras, sobras de comida, verduras, etc.) y se descompone natural y rápidamente. Podés desecharla normalmente o también podés un poco y en un rinconcito de tu jardín hacer tu propio abono con estos restos, que serán geniales para tu jardín (el resultado de esta práctica se llama “compost”, podés googlearlo para comenzar con ella o solo para enterarte y entender lo inteligente que es la naturaleza por sí sola).

Desechos Inorgánicos: Dentro de esta categoría encontramos a los residuos reciclables que se sub-dividen en: Metales, Plásticos, Vidrios, Papeles y Cartones. Cada uno de estos desechos tiene un valor y pueden convertirse en nuevos productos. Disminuyendo así la cantidad de basura que finalmente termina en el vertedero. Como mencionamos, hay recolectores que se encargan de recoger todo este material por casi toda la ciudad y debemos echarles una mano separando debidamente nuestra basura. Les ahorramos el -no tan placentero- trabajo de seleccionar la basura dentro de nuestras bolsas y canastillos.

Desechos Tóxicos o Peligrosos: Aquí tenemos a lo que sí debe ser realmente desechado pero también de forma responsable, en recipientes especiales y cerrados por lo general, para evitar el contacto de dichos residuos con la tierra. Entre estos están los residuos de hospitales (que tienen sus propias maneras de hacer el desecho) y entre otras, las pilas y baterías que son bastante tóxicas para el medio ambiente y deben ser depositadas en lugares especiales, leé sobre eso en nuestro post anterior, aquí.

basura

Ya, después de separar mi basura, ¿qué pasos sigo?

  • Un buen comienzo es dejar tus desechos reciclables (Botellas, Vidrios, Latas, Papel, etc.) identificados en una bolsa blanca y si es posible (o estás inspirado), dibujá un logo de reciclaje con un marcador para que la bolsa sea aún más fácil de identificar para los recolectores.
  • Podés comunicarte con la Fundación PAP (359-69-73 / 359-69-74) que es la encargada de organizar a los recolectores para solicitar o preguntar por una persona que pase por tu barrio.
  • Ponete de acuerdo con tus vecinos y notarás que tu calle, avenida o barrio se verá muchísimo más limpia con el aporte de todos en este sentido; menos desperdicios volando por ahí con el viento de esta época equivale a un barrio más agradable y a tu vereda más presentable.

En caso de que tengás acumuladas en tu casa grandes cantidades de material reciclable porque no sabías a dónde llevarlo, en Santa Cruz contamos con centros de recolección y separación de estos residuos, a los que podés ir y donar -en algunos casos, vender- estos materiales para que sean reutilizados de forma correcta.

Si querés ir directamente a uno de estos centros, se encuentran en diferentes puntos, como en los mercados La Ramada, Los Pozos y Mutualista. También los encontrás en el barrio Hamacas, Barrio Lindo, Alto San Pedro y en la Av. Busch, podés verlos indicados en este mapa del municipio cruceño.

centros acopio

Infografía: Fundación PAP

 

¡QUIERO MÁS!

¿Qué más pasa en Santa Cruz respecto al Medio Ambiente?

Aquí te dejamos dos documentos muy descriptivos, sobre iniciativas en Santa Cruz que apuntan a la acción sostenida del cuidado medio ambiental:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s