¿Qué sucede con/en los reality shows?

Los realitys show nacieron en Estados Unidos a principios del siglo XXI en formato humorístico utilizando cámaras escondidas. No se puede ocultar la popularidad ganada en diferentes grupos demográficos, hasta el –extenso- grupo de personas que los aborrecen o dicen que son “basura”, pero han visto al menos uno, alguna vez, para poder afirmarlo. Podemos hablar de adolecentes y veinteañeros esperan la programación de Jersey Shore o Keeping up with the Kardashians, como de la familia que se reúne para ver American Idol, el grupo de amigas que comenta The Bachelor o el grupo de amigos que prueba recetas de Top Cheff.   

Actualmente, los reality shows son una masa de contenido que se extiende en distintos temas y estilos de tratamiento de esos temas; están por ejemplo los que combinan aspectos lúdicos con un gran objetivo o meta y representan una única oportunidad de alcanzar el sueño de su vida, en esta categoría encontramos a: American Idol, Top Chef, America’s Next Top Model, Rockdiner, entre otros. Hay, por otro lado, los que se encargan de indagar en la vida personal de personas “famosas” o comunes, convirtiendo la vida de éstas en un foco de chisme y entretenimiento como: Jersey Shore, The Hills, Paris Hilton My New BFF, entre otros.

Reality1

Imagen: Reality Show “Bailando por un sueño” – Internet

Reality4

Imagen: Reality Show “Married to Jonas” – Internet

Reality5

Imagen: Reality Show “Top Cheff” – Internet

Reality3

Imagen: Reality Show “Paris Hilton’s New bff” – Internet

¿De qué estamos hablando?

En un estudio realizado por estudiantes de una universidad mexicana*, se citaron dos definiciones de reality shows que nos ayudarán a contextualizar este artículo:

Los Reality Shows son programas de televisión que presentan a sujetos comunes y corrientes interactuando entre sí, exponiendo diferentes situaciones de su vida real siendo captados por cámaras, en ocasiones con toda la aprobación de ellos y otras veces sin que se enteren que los están grabando (Medina, Adriana y Villarreal, Ana Lilia, 1998)

Estos programas están ganando presencia en la relación con otros de diferente tipo, ya que han perdido fuerza en la actualidad y aunque sus costos son altos, también lo es su rating, fundamentalmente porque tienen un formato que casi nadie puede resistir, en la medida que permite que las personas puedan “convertirse en juez de la vida ajena, sumada a la fascinación de los participantes de obtener status y prestigio, al aparecer en televisión” (Universal Mc Cann, 2002)

¿Por qué tienen tanta audiencia?

Estos programas consienten un género en el espacio televisivo con tantos seguidores como contrarios. Ya que generalmente utilizan a personas reales, no a personajes ficticios interpretados por actores y son grabadas creando un ambiente de conflicto “real” y dejando que ellos desenvuelvan el programa, la Telerealidad. Esto crea  4 tipos de televidentes:

1: Los que no opinan y lo ven porque es lo que hay.

2. Los que lo catalogan como una degeneración en el ámbito televisivo, argumentando que es desagradable explotar y exhibir la vida de los demás, peor en sentido de burla.

3. Los que no se sabe si están o no de acuerdo pero son audiencia fija porque es lo más divertido en la programación y  les gusta.

4. Los que no ven reality shows de farándula pero sí los lúdicos porque son entretenidos y motivadores.

Aspectos positivos…

Existe también la contra argumentación que se basa en los beneficios que adquieren las personas que participan en reality como American Idol, ganar ese programa significa el inicio de la gran carrera con la que han soñado desde siempre, una variable que les cambia la vida.

No sólo los ganadores obtienen algo sino todos los participantes en mayor o menor medida, tal es el caso de Tocarra Jones, participante de la tercera temporada de “America’s Next Top Model“, quien aunque no haya ganado, hoy en día es una modelo (de modas) de talla grande perteneciente a la agencia más grande del mundo. Este tipo de resultados apela, consciente o inconscientemente, a la motivación del televidente, ya que la forma de afrontar los retos que se imponen en la trama de los programas –principalmente los reality shows de competencia- es, además de un entretenimiento, a veces un ejemplo de perseverancia, o inteligencia estratégica, o fortaleza, o muchas otras características personales positivas que sirven hasta de ejemplo.

Aspectos negativos…

La gran mayoría de los productores de programas de reality showsa parecen no darse cuenta de la influencia que estos ejercen diariamente, la sociedad crea conductas imitativas con tal de pertenecer a un grupo social o salir en la tele. Bombardean constantemente con mensajes erróneos y creando una realidad que no existe, ocasionando problemas sin una razón de ser dentro de la convivencia ciudadana. Además de denigrar a las personas que prestan -por lo general a cambio de dinero, claro- la reputación de su vida para tales programas. Muchos piensan que están fuera del conflicto, lo que no piensan es que al ser consumidor de esta programación son los afectantes de que sigan existiendo y expandiéndose.

Y a vos, ¿Qué opinión te merecen los reality shows?

http://catarina.udlap.mx/u_dl_a/tales/documentos/lco/barcelata_e_ch/capitulo1.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s