Laboradicto

Laboradicto es la adicción al trabajo que descubrió Oates; profesor de religión en E.E.U.U en 1968, donde las personas tienen una necesidad excesiva e incontrolable de trabajar incesantemente, que afecta a la salud, a la felicidad y a las relaciones con las demás personas.

Este síndrome no solo está relacionado a cuestiones cuantitativas sobre las horas dedicadas a trabajar, también están involucradas las cuestiones cualitativas viéndose reflejadas en la vida personal o familiar, que una vez que son descuidads impide desempeñar otras actividades y no ser capaz de tener otros intereses.

Su conducta se refleja en lo siguiente:

  • No son capaces de tomarse tiempo libre, porque cualquier otra actividad desarrollada que no sea laboral les produce insatisfacción y agobio.
  • Tienden a ser perfeccionistas, y de baja autoestima. No les agrada trabajar en equipo.
  • Junto con el punto anterior el control sobre las situaciones les proporciona seguridad, demostrando la falta de confianza e inseguridad que tienen sobre los demás.

Otras de sus características son:

  • Ser incapaz para tomarse vacaciones o descansar.
  • Ponerse nuevos trabajos para realizar en los periodos de descanso.
  • Experimentar que el tiempo pasa muy rápido cuando se trabaja.
  • Ser la última persono que sale de la oficina.
  • No delegar y realizar o supervisar todo personalmente.
  • Tener problemas para relajarse.
  • Comunicarse mejor en la empresa que fuera de ella.
  • Distanciarse afectiva y socialmente.
  • Tener sentimiento de culpabilidad.
  • Tener un nivel de ansiedad elevado.
  • Tener necesidad de admiración y obediencia de los demás.
  • Carecer de motivación económica.

Las personas laboradictas son las menos conscientes de padecer esta conducta, su entorno, en especial sus familiares, son quienes perciben su actitud y quienes están en una constante lucha a favor de un cambio.

Algunos de los factores por los cuales se llega a este modus conductual son por:

  • Las presiones económicas familiares.
  • La fuerte necesidad de conseguir el éxito y el puesto deseado.
  • El temor a los jefes prepotentes, exigentes y que amenazan constantemente al trabajador con perder su empleo.
  • La falta de organización, que permite la acumulación y sobresaturación del trabajo.
  • El ambiente familiar problemático que hace que el trabajador no quiera llegar a casa.
  • La ambición excesiva por el poder, el dinero y el prestigio.
  • La incapacidad para establecer prioridades.
  • La educación familiar que impone a los hombres el cumplir con el rol de proveedor de su familia.

Las consecuencias de este mal conduce al aislamiento, al divorcio y a la destrucción de la convivencia familiar acompañado de problemas de salud como enfermedades cardiovasculares, gástricas, hipertensión, musculares y ansiedad. Además pueden llevar al consumo de sustancias tóxicas para aumentar el rendimiento laboral y superar el cansancio y la necesidad de dormir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s